No hay comentarios

Ventajas de contratar una inmobiliaria para vender un piso

Las ventajas de contratar una inmobiliaria para vender un piso van más allá de ayudar al vendedor a poner en venta su propiedad. Como experto en la materia, se encarga del análisis de mercado, rangos de precios, evaluación de riesgos, asesorías legales, financieras, y respaldo a nivel de registro antes, durante y después de la transacción.

 

En un mercado cada vez más saturado de opciones, se hace indispensable contar con la asesoría de estos profesionales para llevar adelante de forma efectiva esta labor que además se requiere en un tiempo estimado, que generalmente es el menor posible.

 

Las inmobiliarias cumplen además con la tarea de asesorar al vendedor de lo que se traduce como su mejor opción, debido a que muchos tienen algunas ideas desajustadas en torno al valor de su bien, vinculado en su mayoría al factor emotivo, y por ende a la ganancia que se obtendrá, otro de los motivos que convierten en indispensable acudir a los conocedores.

 

Las ventajas de contratar una inmobiliaria

Podemos enumerar los beneficios que representa contar con una inmobiliaria de forma exclusiva para vender un domicilio:

 

1) Se genera un compromiso: a la hora que una inmobiliaria realiza un acuerdo con un propietario de vender una vivienda se genera un compromiso en el cual será prioridad de esta empresa lograr su objetivo, no solo porque representa cumplir con lo acordado, sino porque además los beneficios serán para ambos, tanto para ellos como para el dueño.

 

Queda claro que las inmobiliarias poseen un conjunto de propiedades a vender, es por ello que cuentan con un grupo de profesionales en diferentes ramaso sectores que se encargarán de posicionar la propiedad donde pueda generar la mayor ganancia.

 

2) El proceso es más rápido: las inmobiliarias se valen de una gran cantidad de estrategias para vender de forma más rápida los bienes, como es el caso de la publicidad efectiva y los recursos con los que cuentan, que hacen posible que el interesado pueda conocer la propiedad cuando lo desee, con el mejor servicio de atención.

 

3) Las acciones son centralizadas: puesto que son ejecutadas solo por un representante de la agencia que se encarga no solo de todo los aspectos técnicos y burocráticos, sino que resuelve todos los inconvenientes que se susciten de una forma más expedita, al no tener que esperar la opinión o valoración de terceros para solventarlos.

 

4) Fluidez en el proceso: el tener un representante del inmueble capaz de resolver los problemas que se presenten, hace que el proceso ocurra con mayor facilidad y fluidez, por lo que el tiempo de venta se acorta en gran medida, y también la obtención de mejores resultados de los que generalmente se esperan. Una gran diferencia si el propietario se inclina por ofrecer el inmueble él mismo.

 

5) Ahorro considerable: existe la creencia que al apoyarse en una inmobiliaria para vender el propietario puede perder parte de la ganancia y el proceso es más lento. Resulta todo lo contrario.

 

Las inmobiliarias se hacen cargo de todo el papeleo y se dedican exclusivamente a alcanzar la meta de vender, todo esto de la mano de expertos que conocen ampliamente los precios mínimos y máximos del mercado y son profesionales en negociación.

 

Ante tantas ventajas, surge entonces la duda de la inmobiliaria a escoger para apoyarnos en el proceso de venta, por lo que es vital discernir entre las que cuenten con una mejor reputación en el mercado, que sean reconocidas por su desempeño, y que cuenten con efectivas técnicas de publicidad y estrategias para lograr negocios exitosos.

 

 

 

Comentarios (0)